Grayling 1900


Botadura de un barco del año 1900, restaurado con mucho cariño por su propietario, en los muelles del Club Náutico de Valencia.

El reto era ambientar tan gran espacio de cemento. Lo conseguimos trabajando intensamente la iluminación.

Se centró la atención en el barco colocando una gran moqueta a modo de pasarela. Se habilitó una zona de catering con carpas y sillas personalizadas y se señalizó con antorchas de suelo el recorrido del barco que, una vez en el agua, navegó hacia los invitados.

La botadura se hizo desde una tarima construida in situ.

La música acompañó y la iluminación logró que desaparecieran el cemento y las grúas.

Zona de catering.

Pasarela que conduce hasta el protagonista: el Grayling 1900.