Instalación Utopia


El trabajo consistió en habilitar una sala de proyección en la Ciudad de la Porcelana, para la presentación a clientes de una colección de piezas, en su mayoría de pequeño tamaño.

Se pintaron las paredes en negro, construyendo pedestales también negros con superficie blanca para realzar la luz sobre las piezas, y se proyectaron viejas secuencias de películas en blanco y negro, colores asignados a la colección.

El acceso a la sala estaba cerrado por una gran cortina de terciopelo negro. Al traspasarla, el espacio permanecía oscuro, solo iluminado por la película proyectada sobre la pantalla. De esta manera, al encenderse los focos toda la atención quedaba centrada en la colección.

Panorámica de la sala, en la que se aprecia el trabajo de iluminación.

Panorámica del espacio donde se celebró el evento.